¿Tributa el IRPF la prestación por maternidad?

El pasado 6 de julio de 2016 el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó una sentencia obligando a Hacienda a devolver el importe que la Agencia Tributaria reclamó a una administrada por considerar que la prestación que recibió de la Seguridad Social durante su baja de maternidad tributaba como rendimiento de trabajo en la Declaración de la Renta y no como una prestación pública por hijo exenta (art. 7.h de la Ley del IRPF) como finalmente le reconoció el Tribunal.

Pero el 27 de octubre de 2016 el TSJ de Andalucía dictó otra sentencia diciendo lo contrario: que una prestación por maternidad no es lo mismo que una prestación por hijo y por tanto no está exenta y debe tributar el IRPF.

La controversia es muy antigua: hay jueces que se ciñen a la literalidad de las normas y jueces que van más allá e interpretan su espíritu. Realmente ¿no es lo mismo tener un hijo que ser padres? ¿Y fiscalmente? ¿Y a la luz del artículo 39 de la Constitución Española sobre protección de la familia?

La sentencia del TSJ de Madrid no obliga a Hacienda a devolver ese ingreso indebido a todas las familias que hayan tributado por la prestación de maternidad o paternidad en los últimos 4 años (entre 2012 -declaración de 2013- y 2016 -cada 1 de julio prescribe un ejercicio), ni siquiera a quien lo solicite en lo sucesivo, sino que simplemente ofrece un fundamento jurídico de peso para que cada afectado inicie una reclamación sopesando su coste en tiempo y dinero. Los primeros pasos se pueden dar sin abogado, explicámos cómo:

  • de los ejercicios afectados hay que hacer nuevas autoliquidaciones eliminando la prestación de la casilla de rendimientos de trabajo para aportarlas en una solicitud de rectificación de la autoliquidación y de devolución de ingresos indebidos (ver modelo) fundamentando así el importe cuya devolución se pide (en la sede electrónica hay un procedimiento específico)
  • la AEAT se negará o responderá con el silencio y habrá que interponer recurso de reposición
  • la AEAT se seguirá negando a devolver y hay que recurrir en alzada ante el Tribunal Económico-Administrativo
  • si Hacienda pierde recurrirá en los juzgados de lo contencioso-administrativo hasta llegar a un Tribunal Superior de Justicia
  • solo cuando Hacienda pierda en el TSJ devolverá lo indebidamente recaudado a ese contribuyente pues no recurrirá al Supremo ya que la sentencia de ese tribunal SÏ que le obligaría a no seguir recaudando por dicha prestación con carácter general para todos los contribuyentes

Es decir, como ya ha ocurrido otras veces, sólo un administrado con tesón puede librarse de este posible atropello fiscal y mientras tanto Hacienda seguirá recaudando de centenares de miles de familias algo que no está claro, aprovechando nuestra falta de tiempo y dinero para pleitear. En 2016 la Seguridad Social destinará unos 1.700 millones de euros a prestaciones de maternidad y paternidad luego, aplicando a esos contribuyentes un tipo marginal del 24% en IRPF, Hacienda podría estar recaudando al año injustamente 400 millones de euros de 280.000 padres de familia, una media de 1.400 € de cada una. Lo honesto por parte del ministro responsable sería recurrir al Supremo esa sentencia, o bien ordenar que las prestaciones dejen de tributar y devolver lo anterior vía compensaciones con ejercicios positivos.

Llegados a este punto muchos se preguntarán: si arteramente esas sentencias del TSJ de gran interés general no son recurridas por la Administración ante el Supremo por temor a sentencias que sienten jurisprudencia, ¿por qué no modificar la ley para obligar a la Admministración a recurrir al Supremo so pena de que sienten jurisprudencia las del TSJ si no lo hacen?

Y otra más: puesto que un asunto así también es importante ganarlo en el debate público ¿gozamos las familias españolas de asociaciones independientes y combativas dispuestas a hacerlo?